MANDALAS taller nocturnia

 Mandala es un término de origen sánscrito.

Estructuralmente, el espacio sagrado (el centro del universo y soporte de concentración) es representado como un círculo inscrito dentro de una forma cuadrangular. En la práctica, los yantras hinduistas son lineales, mientras que los mandalas budistas son bastante figurativos. A partir de los ejes cardinales se suelen sectorizar las partes o regiones internas del círculo-mandala. 

 


 
Por otra parte, otras culturas poseen configuraciones mandálicas o mandaloides, frecuentemente con intención espiritual: la mandorla (almendra) del arte cristiano medieval, ciertos laberintos en el pavimento de las iglesias góticas, los rosetones de vitral en las mismas iglesias, las chacanas del mundo andino, los diagramas de pueblos  originarios, etc.

 

 


 


 

Es muy probable que esta universalidad de las figuras mandálicas se deba al hecho de que las formas concéntricas sugieren una idea de perfección (de equidistancia con respecto a un centro) y de que el perímetro del círculo evoque el eterno retorno de los ciclos de la naturaleza (tal como en la tradición helenística lo proponía, por ejemplo, el uróboros). 

 



Esta universalidad de los mandalas hizo que el psiquiatra Carl Gustav Jung  los privilegiara como expresiones probables de lo inconsciente colectivo. Para Jung, el centro del mandala figura al  sí-mismo  (Selbst), que el sujeto intenta lograr perfeccionar en el proceso de individuación.  


Aunque, principalmente, los Mandalas mantengan una forma básica y regular, pueden realizarse con muchísimas formas geométricas más. Habitualmente, lo más común es que aparezcan dentro de un gran círculo en el que también se incluye una forma cuadrangular. Además, también existen variaciones a la hora de realizar estas representaciones dependiendo de la cultura. Por ejemplo, en la hinduista, destacan más los yantras*  lineales, mientras que en la budista, llaman más la atención las propias figuras.


Lo que sí es común es que la estructura de los Mandalas parte de los ejes cardinales, creando varias regiones o secciones. Teniendo en cuenta todas las figuras que invaden un Mandala, las interpretaciones en cuanto a significado pueden ser muy variadas. Algunas de las formas más utilizadas son el triángulo (vitalidad, transformación), los círculos (seguridad y verdadero yo), el cuadrado (estabilidad y equilibrio), la espiral (hace referencia a ciertas energías que son capaces de curar), la mariposa (símbolo de renovación del alma) o el pentágono (que mantiene en contacto el cuerpo humano y los elementos de la tierra, el fuego y el agua), entre otros.


Y, ¿cómo son los colores esenciales de un Mandala?
Los colores también son protagonistas en el significado del propio Mandala, por lo que el cromatismo permite alcanzar diversas metas concretas a la hora de meditar. Por ejemplo, el color negro significa tristeza y misterio, el rosa representa la dulzura y la serenidad, el amarillo la luz y la calidez o el blanco, que se sitúa como el mejor aliado de la perfección y purificación. El abanico de posibilidades en cuanto a colores es inmenso, tan solo tendrás que atreverte a dejar volar tu imaginación, dando rienda suelta a tu creatividad.

 *yantra , hace referencia a representaciones geométricas complejas de niveles y  energías del cosmos (personala izadas bajo la forma de una deidad escogida) y del  cuerpo humanos (en cuanto es concebido como réplica microcósmica del macrocosmos).

 

 

Comentarios

Publicacións populares deste blog

CORES : CULTURA E PSICOLOXIA

TALLER MAILART E SOFONISBA ANGUISSOLA NOCTURNIA